Esta madrugada fue aprobada en plenaria del Senado la Reforma Tributaria Estructural,  luego de una apretada agenda, en la que no se destacó precisamente el orden de la cesión, ni la estructura de un buen debate para abarcar los abundantes artículos del proyecto, así como las proposiciones de los diferentes partidos.

El punto más álgido a aprobar fue indiscutiblemente  el aumento del 16% al 19% en el IVA con 45 votos a favor y 30 en contra, así como la definición de la tarifa para diferentes productos que generaron polémica como el papel higiénico, pañales y otros.

La votación de los 367 artículos  fue aprobada con al menos 125 proposiciones entre artículos nuevos y modificaciones presentadas; sin embargo y aun cuando la participación de los partidos y los gremios fue notoria, lo decidido en este proyecto no tiene nada de estructural.

Coinciden algunos Congresistas en afirmar que el proyecto en su trámite dejó de lado lo estructural, para convertirse en un mecanismo de financiación del país, con el que se pretende  recaudar dineros que cubran el  hueco fiscal y medianamente el gasto social; incluso  manifestaron la inconformidad frente a un proyecto que tiene como objetivo aumentar la calificación crediticia del país y garantizar la inversión extranjera,  sin que aún se haya dado frente a la lucha contra la corrupción  y el despilfarro de dineros en contratación.

El proyecto aprobado por el Senado  que por un lado  negó la progresividad  en renta a  pequeñas y medianas empresas,  pero aprobó beneficios tributarios para zonas francas y apoyó  la inversión extranjera, deja claro a senadores como Fernando Araújo que no se busca lo estructural,   pues  se está logrando más apoyo a las peticiones del Gobierno y no a las de los colombianos microempresarios  que con medidas que alivien un poco la carga tributaria  podrían buscar la  formalización y practicarían menos evasión ya que tendrían tarifas competitivas.

Por su parte el senador Everth Bustamante de Centro democrático insistió por una reforma que respetara la dignidad y los intereses de los colombianos, que fuera en realidad progresiva; según él “Las grandes empresas tienen una ventaja que es la planificación tributaria, pero el ciudadano común y corriente necesita la simplificación, las iniciativas de recaudo que ayuden al crecimiento y al desarrollo económico del país, esto es una reforma regresiva para el recaudo fácil.”

Que opina la comisión de expertos

La Comisión de expertos que trabajó arduamente para encontrar los puntos álgidos en Colombia y que además realizó un arduo trabajo de planteamientos y proposiciones, ven la reforma como “peluqueada” con los trámites que ha tenido. Parte de esto se debe a la inoportuna presentación del proyecto a finales del segundo semestre de 2016, lo que implica toma de decisiones a la ligera y dejar de lado temas importantes para la restructuración tributaria que se pretendía.

Es incoherente como  se tramitan y se toman decisiones en Colombia, una reforma tributaria que fue radicada en último momento, se estudia y debate con posteridad a la aprobación del presupuesto, un actuar ilógico y contraproducente que primero analiza el gasto y luego pretende a la carrera buscar recursos para cubrir además un hueco fiscal anterior.

Uno de los temas propuestos por la Comisión de expertos que consideraban  tenía naturaleza verdaderamente estructural era la creación de un Gobierno Corporativo en la DIAN, no fue  siquiera incluido en el proyecto de Ley, al igual que la idea de eliminar exenciones a la zonas francas.

Aunque para el ministro Cárdenas “las decisiones que en materia de penalización combaten la evasión, para expertos en la materia como José Roberto Acosta de la Red de Justicia Tributaria, la reforma solamente es fiscalista para tapar un hueco y dejar lo estructural para después. En esos términos el sistema tributario, al incrementar los impuestos, tendrá un doble trabajo de disminuir la evasión.

Se avanzó en algunas proposiciones del proyecto eliminando trámites y procedimientos innecesarios, sin embargo es de conocimiento que la reforma no es a largo plazo y seguramente en dos años el gobierno de turno presentara una nueva.

 

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta