Desde 2019, doctrinas de la Dian ya no sirven como respaldo para actuaciones de contribuyentes 

La Ley 1943 de 2018 derogó el artículo 264 de la Ley 223 de 1995, que permitía a los contribuyentes sustentar sus actuaciones en doctrinas de la Dian. Adicionalmente, la nueva ley en su artículo 113 establece que los mismos solo podrán sustentar sus actuaciones con base en interpretaciones propias.

Una de las múltiples normas que fue íntegramente derogada con el artículo 122 de la Ley de financiamiento 1943 de 2018 es aquella que se hallaba contenida en el artículo 264 de la Ley 223 de 1995, en la cual se leía lo siguiente:

“Artículo 264. Los contribuyentes que actúen con base en conceptos escritos de la Subdirección Jurídica de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales podrán sustentar sus actuaciones en la vía gubernativa y en la jurisdiccional con base en los mismos. Durante el tiempo en que tales conceptos se encuentren vigentes, las actuaciones tributarias realizadas a su amparo no podrán ser objetadas por las autoridades tributarias. Cuando la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales cambie la posición asumida en un concepto previamente emitido por ella deberá publicarlo.”

Pero al mismo tiempo, con el artículo 113 de la misma Ley de financiamiento 1943 de 2018, se dispuso lo siguiente:

“Artículo 113. Los conceptos emitidos por la dirección de gestión jurídica o la subdirección de gestión de normativa y doctrina de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, constituyen interpretación oficial para los empleados públicos de Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales; por lo tanto, tendrán carácter obligatorio para los mismos. Los contribuyentes solo podrán sustentar sus actuaciones en la vía gubernativa y en la jurisdiccional con base en la Ley.”

De acuerdo con lo anterior, de ahora en adelante en los nuevos pleitos que se inicien ante las vías jurisdiccionales o las vías gubernativas (Consejo de Estado), el contribuyente ya no podrá invocar a su favor alguna doctrina vigente de la Dian que respalde lo que haya hecho en sus declaraciones tributarias. Ahora tendrá que ser capaz de sustentar sus actuaciones basándose solamente en sus propias interpretaciones de las leyes y normas reglamentarias que estaban vigentes para la fecha en que elaboró sus declaraciones o cumplió con sus otras obligaciones tributarias.

Elaborado por: Alejandro Duran Echeverri

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta