Luego de que fuera aprobado en las comisiones económicas del Congreso  una tarifa de renta para personas jurídicas del 33% para el 2018, con sobretasa, renta presuntiva aumentada un punto e IVA al 19% los gremios y asociaciones han manifestado su inconformidad, ya que no consideran que lo aprobado impulse el desarrollo industrial, comercial y sea realmente Estructural.

Las empresas manufactureras a través de La Asociación Colombiana de Medianas y Pequeñas Industrias ACOPI B-C solicitan que en virtud del artículo 363 de la Constitución Nacional la unificación del impuesto a la renta sea progresiva pero diferencial; para lo cual proponen tarifas diferenciales al sector a partir del tope de 32% así: para empresas grandes, reducción progresiva al 26%, medianas 24% y micro empresas 22%, tal como lo hacen países como Estados Unidos, en el que la tarifa oscila entre un 15 y 35 por ciento.

Asomocol (Asociación de motociclistas de Colombia), Fenalco, Cámara de Industria Automotriz (ANDI), por su parte manifestaron  inconformidad por la modificación al artículo 512-3 del Estatuto Tributario, que grava a todas las motocicletas con el impuesto al consumo de 8%. Según comunicado realizado por estas entidades la motocicleta es el medio de transporte utilizado por más del 26% de los hogares y es de consumo masivo, por lo que no debería gravarse sino a las de más de 250cc como lo establece la norma actualmente, la medida, afectaría a los colombianos de estratos 1, 2 y 3, así como a los comerciantes, que además deberán afrontar el incremento del 19% en el IVA.

En el caso de los vehículos la  Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos), fue renuente al IVA del 19% que, desincentiva la compra de los mismos.

Asograsas y Fedepalma, han solicitado al Gobierno Nacional para que con el proyecto de Reforma Tributaria los aceites refinados, margarinas y grasas sólidas sean incluidos dentro de los bienes gravados con la tarifa de cinco por ciento 5 %; con el proyecto de la reforma, estos quedarían gravados al 19% desincentivando el consumo  de aceites y grasas que actualmente ocupan el puesto 21 de mayor a menor ponderación o peso relativo en el gasto de la canasta familia;  siendo gravado con tarifas más altas incluso que otros productos que ocupan puestos superiores en el ranquin de los gastos del hogar que establece el Dane como el chocolate.  La petición se sustenta en el fallo de la Corte Constitucional C-100 de 2014 que considera el tratamiento especial  de IVA para los bienes de primera necesidad, lo que aplicaría para estos productos  de la canasta básica.

Estos desacuerdos y temas que ya fueron debatidos y aprobados por las comisiones económicas del Congreso podrían generar debate en la plenaria próxima de esta semana.

 

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta