Podemos iniciar señalando, que un factor de éxito es involucrar a la alta gerencia en la implementación de las NIIF en Colombia, dado el impacto que tienen las mismas en la organización, ya que en realidad va más allá de la adecuación de las políticas contables o de una reclasificación de partidas; puede generar caos especialmente lo relacionado con el  modelo de negocio.

Se debe partir de la premisa de que uno de los propósitos de las normas internacionales de información financiera es contar con un sistema de información financiera útil y confiable para los usuarios de la información, que contribuya a la toma de decisiones adecuada. Para que eso sea posible, la empresa debe contar con un sistema de información que incluya el control interno organizacional y que propenda a que la información financiera que produce sea confiable.

Para que la alta gerencia realice una administración eficaz del proceso de implementación de las NIIF, es fundamental que desempeñe un nuevo rol y contemple, entre otros aspectos, los siguientes:

·  El proceso de adopción debe ser un proyecto con enfoque gerencial.

· La participación  de la gerencia debe realizarse desde el principio.

· Debe existir comunicación efectiva con el área financiera, rompiendo el paradigma de la información sensible que muchas ocasiones no conoce el contador.

· Para pasar de reglas a principios hay que entender que los nuevos estándares son dinámicos y se actualizan permanentemente.

· Es importante su participación en la definición de las políticas contables, empezando desde la aplicación de la legislación para la adopción por primera vez.

· Indudablemente, antes de enfrentar este proceso es importante que las entidades revisen el modelo de negocio, el sistema de control interno y el marco conceptual desde la perspectiva de la alta gerencia.

Así mismo, el modelo de negocios de las empresas colombianas del sector financiero y el de las grandes compañías del sector real han sufrido altos impactos en la estructura financiera, lo que ha obligado a una evaluación crítica de los cambios para afrontarlos y tomas las decisiones necesarias de forma oportuna para mantenerse y continuar su crecimiento y desarrollo.

El reto más grande para la implementación de las normas internacionales en Colombia es concientizar a las entidades de que la responsabilidad de la implementación de las normas y su impacto no recae solamente en el área contable, como se tiene estigmatizado en el país, ya que es un proceso en el que la alta gerencia debe tomar decisiones no solo sobre la forma en que se debe hacer la implementación, sino en el cambio de pensamiento que deben tener todos los integrantes de la entidad. Este es uno de los pasos más complicados, pues la contabilidad de las entidades siempre ha sido considerada como algo que solo les compete a los contadores y a sus colaboradores.

Es importante recordar que  los nuevos estándares son un todo que incluye desde la alta dirección hasta el área más pequeña que hace parte de la empresa; además, no solo en el proceso de cómo realizar los asientos contables sino también el análisis de la información que maneja, las políticas que se deben aplicar y la evaluación de los efectos que estas nuevas prácticas están causando en la entidad.

Dado lo anterior, uno de los pilares del éxito de la implementación de los nuevos estándares es sin duda, el involucramiento de la alta gerencia, preparándose responsablemente con anticipación para el proceso e integrando en las estrategias de la entidad, la transformación o “cambio de chip”, que involucra a empleados, procesos y sistemas.

La entrada en vigor de esta nueva normativa tiene un efecto directo en los sistemas de control interno de las entidades, por eso es importante que las empresas realicen una revisión extensa del sistema como parte del proceso de implementación. A su vez, con el marco conceptual de las normas internacionales se requiere que los empresarios identifiquen la utilidad de la información financiera, que los profesionales de la contaduría pública fortalezcan su criterio profesional, generando así valor agregado en la forma de presentar, preparar y analizar la información, para que esta pueda influenciar el proceso en la toma de decisiones.

En conclusión, es necesario  romper los paradigmas y entender que los nuevos estándares de información financiera no son un tema exclusivamente técnico-contable, la alta gerencia juega un papel fundamental en el logro exitoso de este proceso.

Elaborado por: Carol Cruz

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta