Luego que el Presidente de Credibanco Gustavo Leaño Concha, presentara una denuncia al Ministerio de Transporte en la que se solicitaba se iniciara junto con otras entidades del Estado  la respectiva intervención y regulación al servicio de Uber, la DIAN decidió realizar el pasado 2 de noviembre una visita a las oficinas de Uber ubicada en los locales 215 y 216 del Centro Comercial Paseo San Rafael ubicado en la  Avenida calle 134,  en Bogotá.

Tal como lo indica la Dirección de Impuestos en respuesta al derecho de petición con radicado 000E201606048 del 10 de Octubre del 2016, dada al señor Hugo Alberto Ospina presidente de Asoproctax, como consecuencia de la denuncia presentada por el Presidente de Credibanco;  la petición para  evaluar y tomar acciones de control y fiscalización a Uber, estaría a cargo de:

  • Subdirección de Gestión de fiscalización Tributaria
  • Subdirección de Gestión de fiscalización Internacional
  • Subdirección de Gestión de fiscalización de Control Cambiario
  • Coordinación RILO y auditoria de denuncias de fiscalización

Uber es una aplicación para teléfonos inteligentes que conecta un servicio de transporte ejecutivo, con una persona que lo necesita en cualquier momento, por una tarifa calculada por el sistema según la información que arroja el viaje. Se caracteriza porque la gran mayoría de transacciones se manejan a través de la aplicación. Descargada la aplicación, el usuario se registra, para lo cual se hace necesario ingresar los datos de su tarjeta de crédito; para que en el caso de usar la opción de pago por este medio, de forma automática se descontara el valor del servicio con cargo a la tarjeta de crédito suministrada.

Teniendo en cuenta las subdirecciones de la DIAN involucradas en la investigación, Uber entraría a demostrar como maneja la transferencia de dineros de Colombia al exterior, luego de aplicar los pagos con las tarjetas de crédito de los usuarios, si está incumpliendo sus obligaciones cambiarias, si lleva la contabilidad de conformidad con las reglas colombianas, entre otras a fin de descartarse supuestos en lo que diera lugar a algún tipo de evasión.

Uber se ha expandido a nivel mundial, mediante oficinas de trabajo, lo que lo obligaría a cumplir en cada país con las respectivas imposiciones tributarias.

Taiwan, es uno de los países que obligó a Uber a pagar el impuesto sobre las ventas; según datos obtenidos del portal de la plataforma ascendían a $ 6,4 millones e incluso llegó a considerarse la expulsión de la compañía de la Isla. Periódicos mexicanos informan que de acuerdo con una consulta electrónica a la Cámara de Comercio holandesa, Uber pertenece al régimen B.V. (una sociedad limitada que para establecerse en Holanda, no necesita tener un administrador que resida físicamente en ese país o estar registrada ahí), se registra como “otros servicios de información en el campo de la tecnología de la información” como un “international holding”, logrando obtener mejores beneficios dadas las condiciones de imposición favorable Holandesa.

México se ha referido a Uber no solo respecto a los impuestos, sino a las ventajas que obtienen desconociendo derechos de trabajadores (conductores) o del gremio de los taxistas tal como ha sucedido en Colombia, donde no han bastado los planes de choque impulsados por el Ministerio de Transporte y el gremio transportador para lograr regularlo.

Hasta el momento no se conoce publicación o noticia oficial de la DIAN, respecto de la visita realizada a la entidad.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta