La confianza se apoya en la integridad de los auditores y no en los efectos probatorios de sus informes. No hay prestigio en tener un auditor mentiroso

Contrapartida

,

Noticias

Share this

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *